Crisis de Venezuela: cómo entender qué está pasando el país

Como país suramericano, Venezuela tiene un papel preponderante por la gran riqueza de sus recursos naturales, siendo el principal, el petróleo. No es un secreto para nadie que su economía se sustenta en la explotación de este recurso. Sin embargo, desde los últimos cuatro años en este país se ha acrecentado y profundizado una grave situación en la que los ojos del mundo están puestos. Hay mucho interés en el tema, por eso se han desarrollado numerosas teorías sobre la crisis de Venezuela: cómo entenderlo, en una búsqueda de analizar la situación desde una perspectiva más objetiva. En el problema hay dos aspectos básicos, la crisis económica, lo que trae como consecuencia que la calidad de vida de los venezolanos esté al borde del abismo, como segundo punto.

Dentro del país, el gobierno nacional, bajo el mando de Nicolás Maduro, alega como bandera ante las crisis una “guerra económica” que encabeza EEUU en alianza con los dirigentes del principal partido opositor de su gobierno que plantea un bloqueo económico que impide que las relaciones comerciales entre Venezuela y otros países puedan desarrollarse con normalidad. Por otro lado, el partido político, MUD, acusa al gobierno de ser incapaz de llevar a cabo políticas que puedan poner en marcha al aparato productivo del país, en especial el del sector privado. Entra en juego en este punto la restricción del gobierno para la asignación de dólares al sector privado para la adquisición de materia prima, por lo que a la larga se incrementan los costos de la poca producción que llevan a cabo.

Este factor ha hecho que la inflación se eleve a niveles records que trae como consecuencia que los venezolanos sean incapaces de mantener su calidad de vida. Esta situación ha profundizado la pobreza e incrementado la delincuencia y la corrupción en todos los niveles gubernamentales. A mediados de año, en todo el país surgieron protestas que buscaban la salida de Maduro del poder como solución a los graves problemas que enfrenta el país. Sin embargo, los objetivos no fueron logrados y el gobierno logró reprimir las largas jornadas de protestas.